La nueva pirámide de Alimentos incluye la Suplementación.

30/03/2017

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) ha presentado este miércoles en Madrid unas nuevas guías alimentarias que pretenden ser "una herramienta fundamental" para la población sana a la hora de orientar su dieta y "tratar de prevenir factores de riesgo asociados a enfermedades crónico-degenerativas", tal y como han señalado en rueda de prensa dos de los autores del documento, Gregorio Varela, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo y Javier Aranceta, presidente del comité científico de la SENC.

Las guías son una actualización de las últimas recomendaciones, que datan de 2001, si bien la base de los consejos -también en forma de pirámide- es similar a la edición anterior. Hay algunos cambios sustanciales, como la inclusión, en la base de la pirámide, de elementos que, al margen de la alimentación, "condicionan nuestro estado nutricional y de salud", como el ejercicio, las técnicas culinarias que se emplean o el "equilibrio emocional", que según señalaron Varela y Aranceta, tiene un impacto directo en la alimentación. También llama la atención la mención explícita, en la cúspide de la pirámide alimenticia, de los suplementos nutricionales, como los folatos o la vitamina D.

Según explicó Aranceta, esta opción, que aparece por primera vez en las guías oficiales de la SENC, "debe ser valorada de forma individual por parte de un especialista".

"Hay casos como las mujeres en edad fértil, en los que es recomendable la suplementación", señaló el presidente del comité científico de la SENC, que acto seguido constató que "hay una gran cantidad de personas que toman de manera autónoma y sin consultar suplementos alimenticios y eso no debería hacerse". A veces, continuó, pueden producirse interacciones importantes entre estos productos y los fármacos indicados, por lo que "nuestro consejo es siempre consultar con un profesional de la salud antes de tomar un suplemento".

Preguntado sobre si no resulta confusa la inclusión de los suplementos en la guía si el consejo es siempre consultar con un experto, Aranceta señaló que, pese a que el autoconsumo debe evitarse, la decisión de incluir los suplementos en la pirámide responde a que su ingesta puede valorarse como una "opción individualizada" en algunos casos.

En ese sentido, Varela matizó que "no puede reducirse el mensaje" e inferir que "si no te gusta el pescado, puedes tomar X". Numerosos estudios científicos han cuestionado, de hecho, la utilidad de ciertos suplementos en la prevención de enfermedades o como complemento de la dieta.

"Ves carros de la compra que son un desastre y que llevan tres o cuatro alimentos funcionales, que no sirven para nada, porque la clave está en la base de la alimentación", añadió Varela.

Al contrario que otras guías, como las de la Universidad de Harvard (EEUU), que ponen a las frutas y verduras como primer escalón de las recomendaciones-, las nuevas guías sitúan en la base de los grupos de consumo de las comidas principales "los cereales de grano entero y sus derivados integrales, junto con otros alimentos ricos en hidratos de carbono complejos". Por encima de ellos se sitúan las verduras y frutas (la recomendación es tomar al menos cinco raciones al día) y el aceite de oliva virgen extra como "eje central".

Esos dos escalones son "el núcleo de la dieta mediterránea", señaló Aranceta, que animó a recuperar las legumbres y los frutos secos -sobre todo las nueces- en la dieta habitual.

Las carnes blancas, el pescado y los huevos también deben formar parte del consumo variado diario (de una a tres raciones al día, alternando), así como los productos lácteos ("mejor semidesnatados"), que según las guías pueden consumirse dos o tres veces al día.

En la zona de "consumo opcional, ocasional y moderado", figuran las carnes rojas y los embutidos. Al respecto, Aranceta aconsejó "disminuir la frecuencia de consumo de carnes y embutidos" y primar en este grupo los productos de buena calidad.

Mucho más ocasional debe ser el consumo de bollería, productos ricos en azúcares, untables bollería y snacks salados, comentó Aranceta,

Como en la pasada edición, la SENC también ha incluido, al margen de la pirámide, y con la etiqueta de "consumo opcional, moderado y responsable en adultos", las bebidas fermentadas, con un icono que hace referencia al vino y la cerveza.

Según explicaron, la SENC ha decidido incluir estas bebidas alcohólicas fermentadas en la guía pese a que "la primera premisa es que no deben consumirse" porque "la realidad es la que es y se da un consumo de forma tradicional en el marco de la dieta mediterránea" y "no hay que olvidar que es un aspecto importante de la gastronomía en un país donde el cultivo de la vid tiene mucha importancia", señaló Varela.

G. Lucio, Cristina (29/03/2017). EL MUNDO: Las nuevas guías de alimentación incluyen los suplementos. http://www.elmundo.es/salud/2017/03/29/58dba0baca4741bc4a8b4630.html

 

Guías alimentarias para la población española (SENC, diciembre 2016); la nueva pirámide de la alimentación saludable

Las políticas de salud pública encaminadas a la prevención y manejo de las enfermedades crónicas y las estrategias comunitarias de promoción de la salud deben considerar de forma prioritaria la adecuación de la dieta, mantener niveles adecuados del índice de masa corporal, aumentar la actividad física y reducir el sedentarismo. Las guías alimentarias deben estar fundamentadas en la mejor evidencia disponible. Además, para que puedan satisfacer su función, deben formularse tomando como base inicial los hábitos alimentarios, usos y costumbres en la población a la que se dirigen.

LA BASE DE LA PIRÁMIDE

En este nivel se incluyen algunas consideraciones que sustentan, favorecen y/o complementan una alimentación saludable, como la actividad física y la hidratación. Una alimentación saludable debe favorecer el mantenimiento del peso corporal, la composición y el índice de masa corporal en niveles adecuados.

Actividad física en población general: el objetivo planteado en estas recomendaciones se concreta en 60 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada, o su equivalente de 10.000 pasos al día, quizá con algunos pasos o periodos puntuales de mayor intensidad.

Promoción del equilibrio emocional: los procesos psicológicos y cognitivos influyen enormemente en la ingesta alimentaria. Hoy en día, la alimentación denominada “consciente” (del inglés Mindful eating) parece ser la tendencia para tratar los problemas alimentarios y promover una relación saludable con la comida. Dedicar tiempo a la compra de los alimentos y a su cocinado, así como transmitir este conocimiento a los hijos a través de las comidas en familia podrían ser los primeros pasos que hay que seguir para alcanzar la plena consciencia emocional en el proceso de alimentación.

Balance energético: el balance energético puede ser un factor de interés en el mantenimiento de una adecuada composición corporal y estado de salud. Adaptar de manera cuantitativa y cualitativa la ingesta alimentaría al grado de actividad física y a la inversa, en el marco de las recomendaciones generales e individuales que caracterizan una alimentación equilibrada y saludable.

Útiles y técnicas culinarias saludables: las técnicas culinarias y los utensilios empleados en la preparación y conservación de los alimentos pueden afectar a su calidad nutricional, cualidades organolépticas y contribuir a la posible transferencia de sustancias indeseables. Como norma general, el cocinado al vapor, las preparaciones seguras en crudo o las menos elaboradas ofertan mejor valor nutricional e incluso organoléptico.

Ingesta adecuada de agua: incorporar la ingesta de agua y otros líquidos o alimentos hasta completar en torno a los 2,5 litros/día, que habría que aumentar de manera adecuada en caso de actividad física, aumento de la temperatura o humedad ambiental, fiebre o pérdida de líquidos.

SEGUNDO NIVEL

La variedad, el equilibrio y la moderación en la cantidad (tamaño de las raciones) son principios básicos que favorecen una alimentación saludable. Distintos patrones alimentarios pueden satisfacer estos requisitos, como el patrón de dieta mediterránea en sus distintas manifestaciones, basado en alimentos producidos en nuestro entorno, ligado a nuestro territorio y anclado en las tradiciones culturales, usos y costumbres. En el segundo nivel se incluyen alimentos y grupos de alimentos que se recomienda consumir a diario, en cantidades y proporciones variables.

Los cereales de grano entero y productos derivados, junto con otros alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, son la base de una alimentación adecuada. La recomendación se centra en priorizar los cereales y derivados integrales o elaborados con harinas de grano entero. Otros alimentos con alto contenido en hidratos de carbono se pueden asociar en fórmulas culinarias con la presencia de verduras u hortalizas de temporada incluidas las leguminosas tiernas. El aporte energético a partir de este grupo de alimentos se ajustará según el grado de actividad física.

Las frutas en general, y las de temporada en particular, son un grupo alimentario de especial importancia para el mantenimiento y la promoción de la salud. Es importante reforzar la recomendación de incluir tres o más raciones o piezas de fruta variada al día, en un adecuado estado de maduración, con lavado previo, y también pelado si no se trata de productos de cultivo orgánico. Ofertarlas peladas y troceadas como plato de fruta variada multicolor mejora su aceptación y consumo en todas las edades.

Las verduras y hortalizas de temporada son una fuente de nutrientes y no nutrientes de gran importancia para favorecer un mejor estado de salud. Es recomendable incorporar al menos dos raciones de verduras y hortalizas cada día. Una de las raciones en formato crudo con variedades de distinto color.

El aceite de oliva es la mejor referencia grasa para el acompañamiento en muchos alimentos tanto en preparaciones o procesos culinarios como para su consumo en crudo. Es recomendable la utilización de aceite de oliva virgen extra de extracción en frío a partir de cualquiera de las múltiples variedades de aceituna. Preferiblemente el aceite del año siguiente a su recolección.

Las carnes magras, aves, pescados, huevos y alternativas de origen vegetal, como legumbres, frutos secos y semillas, son elementos de la dieta mediterránea tradicional y forman parte de la cultura y recetarios de cocina.

Las carnes blancas de calidad son una buena opción como fuente de proteínas y otros nutrientes de interés, priorizando las preparaciones con poca materia grasa añadida y el acompañamiento habitual o guarnición de verduras o ensalada.

Los pescados y mariscos son una buena fuente de proteínas, minerales y vitaminas con un perfil graso rico en ácidos grasos poliinsaturados. Priorizar las capturas sostenibles de temporada utilizando los tamaños, cantidades y preparaciones culinarias que aseguren la inocuidad del producto. La recomendación se sitúa en el consumo de pescado al menos dos o tres veces por semana.

Las legumbres en todas sus variedades son una fuente importante de energía y nutrientes, referentes de la cocina tradicional y mediterránea. Se recomienda el consumo de 2-3 o más raciones a la semana con las técnicas culinarias que mejoren su digestibilidad y valor nutricional.

Los frutos secos y las semillas son de interés en el marco de la dieta mediterránea. Priorizar el consumo de variedades locales en formato natural, o poco manipuladas sin sal o azúcares añadidos.

Los huevos son una excelente fuente de nutrientes. Se recomienda una frecuencia de consumo y formato culinario de carácter individualizado, priorizando las variedades ecológicas o las camperas, no solo por su posible diferenciación nutricional u organoléptica, sino también por la contribución a humanizar en mayor grado la cadena productiva alimentaria.

Se recomienda el consumo de lácteos de buena calidad 2-4 raciones al día priorizando las preparaciones bajas en grasa y sin azúcares añadidos.

TERCER NIVEL

En la parte superior de la pirámide se ubican alimentos y bebidas para los que se recomienda un consumo opcional, más ocasional y moderado.

Carnes rojas y procesadas: el consumo de carnes rojas y de carnes procesadas en todos sus formatos debería moderarse en el marco de una alimentación saludable, eligiendo productos de excelente calidad, procedimientos culinarios sin contacto directo con el fuego y, siempre, con el acompañamiento de una guarnición de hortalizas frescas.

Las grasas untables de todo tipo deberían ser de consumo moderado y ocasional, con preferencia hacia la mantequilla sin sal añadida.

Moderar el consumo de azúcar y de productos azucarados para no sobrepasar el aporte del 10% de la ingesta energética diaria a partir de azúcares añadidos.

Moderar la ingesta de sal y de productos con elevado aporte de sal estructural o añadida para no superar la cantidad de 6 g de sal (cloruro sódico) total al día, como objetivo intermedio.

Se recomienda un consumo opcional, ocasional y moderado de bollería industrial, pastelería, chucherías, bebidas azucaradas, helados y confitería, priorizando el consumo de repostería elaborada en casa con métodos e ingredientes tradicionales.

Se debe moderar o evitar el consumo de bebidas alcohólicas. Puede asumirse el consumo moderado y responsable de bebidas fermentadas de baja graduación alcohólica y buena calidad en cantidades que no superen las dos copas de vino/día en hombres y una copa/día en mujeres siempre referido a la edad adulta. Consultar al personal sanitario en caso de enfermedades crónicas o consumo de medicamentos.

En ocasiones en las que existan necesidades especiales, puede ser de utilidad el consumo habitual o temporal añadido de suplementos o alimentos específicos. La recomendación se concreta en establecer pautas individualizadas que sean el resultado del consejo dietético planteado por un médico, farmacéutico, dietista-nutricionista, personal de enfermería, matrona o fisioterapeuta.

CONSIDERACIONES COMPLEMENTARIAS

Alimentación sostenible: la sostenibilidad en los procesos de obtención, transporte, distribución y preparación de los alimentos es un punto de gran importancia en el mantenimiento del ecosistema y de la salud del planeta Reducir el despilfarro de alimentos, Reutilizar las sobras con seguridad y Reciclar adecuadamente (las 3 R) son prácticas relacionadas con los hábitos alimentarios y de consumo que contribuyen a la sostenibilidad medioambiental.

Productos de temporada y cercanía: suponen una acción decisiva en el marco de la sostenibilidad. Es un aspecto característico de la dieta tradicional y posiblemente en armonía con factores cronobiológicos.

Convivialidad, con tiempo: la posibilidad de comer en compañía y la cocina participativa mejora el perfil nutricional de los hábitos alimentarios y refuerza los vínculos afectivos entre las personas que comparten alimentos, tareas culinarias y espacio vital.

Recomendaciones y consejo dietético confortable: nos importa mucho mejorar los hábitos alimentarios, pero siempre en el marco de lo posible y de un proceso gratificante con una idea holística de la alimentación cotidiana, saludable y confortable en todos sus términos.

Etiquetado nutricional: en todas sus facetas y apartados nos informa y orienta sobre las características nutricionales, composición y otros aspectos vinculados al alimento o producto alimenticio debiendo condicionar nuestra decisión de compra o consumo.

Higiene y seguridad alimentaria: es imprescindible un adecuado lavado de frutas, verduras y hortalizas. Medidas de higiene previas a la manipulación, preparación y servicio de alimentos y platos. Preparación, recalentado y conservación de los alimentos a temperatura adecuada.

 En la sociedad de la abundancia y del despilfarro, incluido el despilfarro alimentario, las recomendaciones para una alimentación saludable deben considerar la solidaridad activa, respaldar el comercio justo, los huertos urbanos y las prácticas éticas en relación con la agricultura, la ganadería, la pesca y la distribución de alimentos.

La SENC está trabajando simultáneamente en la elaboración de materiales divulgativos complementarios y en distintas líneas de actuación con la colaboración de otras sociedades científicas para que en un breve espacio de tiempo esta Guía Alimentaria pueda ser una herramienta aplicada de apoyo a la educación nutricional, al consejo dietético y a la asistencia sanitaria integral.

J. Aranceta-Bartrina et al. GUÍAS ALIMENTARIAS PARA LA POBLACIÓN ESPAÑOLA (SENC, DICIEMBRE 2016); LA NUEVA PIRÁMIDE 3 DE LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE http://www.nutricioncomunitaria.org/es/noticia/guias-alimentarias-senc-2016

Archivado en: Noticias
comments powered by Disqus