La proteína de leche.

10/03/2014

Las crías de los mamíferos, en sus primeros meses de vida, solo toman la proteína que les proporciona la leche, y aparte de que todos sus órganos crecen harmoniosamente, su sistema nervioso recibe también el suministra miento más adecuado para satisfacer sus necesidades con los nutrientes con los que trabaja. La fracción proteica de la leche contiene un gran número de compuestos biológicamente activos.

Las crías de los mamíferos, en sus primeros meses de vida, solo toman la proteína que les proporciona la leche, y aparte de que todos sus órganos crecen harmoniosamente, su sistema nervioso recibe también el suministra miento más adecuado para satisfacer sus necesidades con los nutrientes con los que trabaja. La fracción proteica de la leche contiene un gran número de compuestos biológicamente activos.

Toda fuente de proteína es susceptible de aportar péptidos funcionales (moléculas formadas por la unión de diversos aminoácidos). Estos péptidos bioactivos,  procedentes de proteínas lácteas, presentan una actividad moduladora de muchos  procesos metabólicos del organismo. Estas proteínas tienen una serie de efectos biológicos, que van desde un efecto anti cancerígeno hasta efectos en la función digestiva.

Deben tener en cuenta que la actuación de los nutrientes se realiza con unas sustancias nominadas neurotransmisores y neuromoduladores, que forman con los aminoácidos las proteínas de nuestra dieta. A parte, hemos de saber que hay un neurotransmisor que se llama serotonina (seguro que han oído hablar en alguna ocasión por su extraordinaria importancia, ya que nos permite controlar el estrés, la tranquilidad o la serenidad), que se forma a partir del triptófano y, este, abunda en la proteína de leche.

Todavía no hemos acabado con las ventajas que tiene este alimento proteico. Y es que no tiene purinas (residuos de origen orgánico) y no puede subir la tasa del ácido úrico (sustancia que es fabricada por el cuerpo a causa de un proceso en el cual se metaboliza la purina), porque es una secreción y en consecuencia no tiene los ácidos nucleicos ADN y ARN que tienen las células.

Las vísceras, embutidos, moluscos y crustáceos son los alimentos de los cuales se dice que “tienen ácido úrico” por el alto grado de purinas que contienen, sobretodo adenina y guanina.

Por último, la siguiente afirmación llamo mucho la atención de algunas personas: las proteínas de soja contienen tantas purinas como las de las vísceras o embutidos.

Este conocimiento les hará valorar más el poder disponer de proteínas lácteas para complementar, por ejemplo, los desayunos rápidos o las cenas pobres en este tipos de alimentos tan importantes, no solo para nuestra salud, sino también para el trabajo de nuestro cuerpo y del sistema nervioso.

comments powered by Disqus